0381-3177506 avitatuc@gmail.com

¿Qué es invertir «en pozo»?

La inversión «en pozo» es la compra de un departamento antes de que el edificio comience a construirse. La palabra “pozo” surge del hecho de que normalmente este tipo de inversiones se realiza antes de que esté hecha la demolición del edificio preexistente y el pozo o excavación donde se construye las bases del edificio. La inversión en pozo se considera también a la etapa antes de la entrega de las unidades.

Al comprar bajo esta modalidad, el inversor colabora con el financiamiento para la construcción del edificio y por ello el valor de compra es menor del que tendría esa unidad si estuviese terminada.

En general el inversor «en pozo»  que compra en etapas iniciales (cuando no hay nada construido) tiene la intención de obtener ganancias y a la vez resguardar sus ahorros en ladrillos ya que el valor del bien se actualiza por inflación. En cambio el inversor «de pozo» en etapa de obra avanzada, normalmente busca para vivir o con destino a renta, y también tiene como beneficio el resguardo contra la inflación.

En la actualidad comprar «en pozo» genera mucha desconfianza en los inversores de propiedades, por los antecedentes de algunas empresas que no cumplieron con sus compromisos de entrega, por atrasos o por suspensiones definitivas. Pero así como hubo malas experiencias, también hay casos muy positivos. 

Te contamos algunos puntos que se deben tener en cuenta antes de hacer una compra «en pozo»:

 

¿Qué debo saber al invertir en pozo?

 

 1 – Lo principal es conocer a la empresa: quienes forman parte de la misma, su figura legal, si están inscriptos en algún organismo, la cantidad de personas que tienen a cargo, quien construye la obra, los proyectos terminados y calidad de los mismos. Lo ideal es acercarse a las oficinas y conocerlos personalmente en una reunión, o visitando su página web y redes sociales en la habitual sección “quienes somos”. Confiar en la empresa y en las personas que están a cargo es fundamental para hacer este tipo de inversión.

2 –  Entender el formato legal de la compra. En general se firma un contrato entre las partes. Se debe certificar las firmas ante un escribano público y abonar el sellado en Dirección de Rentas. Es importante que estén plasmadas las especificaciones técnicas del edificio y departamento a construir para tener certeza de la calidad de construcción. Además, es necesario verificar que el terreno donde se ejecutará la obra sea propiedad de la empresa o de las personas que forman parte de la misma.

3 – Conocer los plazos de ejecución de la obra y los medios disponibles para cumplirlos. Esto se relaciona con la cantidad de personas que las constructoras tienen a cargo, mientras más personas tengan a cargo, mayor ritmo de obra tendrá y será más factible cumplir con los plazos. Se debe consultar cómo resultaron las experiencias anteriores.

4 – Para que la compra sea rentable el precio en pozo debe ser más bajo que el de igual unidad terminada.  Es necesario que el inversor investigue en la zona que precios se manejan en unidades de similares características en tamaño y calidad y comparar con los precios de compra en pozo. La diferencia entre los mismos es la ganancia que tendrá el inversor. Ojo en este punto! Si las unidades no son de igual calidad o lo investigado no se encuentra en regla (por deudas, fallas o por no tener la documentación necesaria: final de obra y/o escritura), la comparación puede ser errónea.

5 – En general tanto más bajo es el precio en pozo, cuanto más alejada está la fecha de entrega. Pero no en todos los desarrollos de las diferentes empresas se cumple esto, siendo recomendable verificarlo. 

Si tenes alguna inquietud, no dudes en consultarnos a nuestros teléfonos o dejanos un mensaje para brindarte toda la información que necesites

Share This